Mujer gastó millones en transformarse en las 5 princesas de Disney (fotos)


El nivel en el que las personas se obsesionan con personajes animados de Disney, es increíblemente sorprendente. Muchas personas alrededor del mundo hacen cosas inimaginables con tal de parecer una princesa de las que aparecen en sus cuentos. 


Hoy te vamos a contar la historia de una chica estadounidense, que se gastó una fortuna en vestuario, maquillaje, estilistas, fotografía y alguna que otra cirugía estética, para parecerse a todas sus princesas de Disney favoritas. 




Ella se llama Sarah y desde que era pequeña, solo quería ser una cosa en su vida: Una princesa de Disney.  A sus papás les daba gracia escucharla decir esto y le daban por su lado y hasta la llamaban princesa. 


Cuando creció, Sarah tuvo una particularidad que la hizo sobresalir del resto de chicas de la escuela. Se le formaron unos ojos muy grandes y bonitos que la hacen parecer un dibujo animado sin problema. 


Sarah aprovechó esta característica física que poseía, y empezó a maquillarse, a contratar profesionales para ello, estilistas, costureros y sastres que le ayudaran a hacer los vestidos idénticos a los de las princesas de caricatura. 




Cuando ella notó que algo le hacía falta para ser una princesa perfecta, no dudó ni un segundo en ir con un cirujano plástico para que le diera una manita y la ayudara a cumplir su sueño. Sus operaciones son muy caras, pues no se tratan nada más de llenar con silicón, ni de hacerlo todo más grande. El trabajo que se requiere con ella, es hacer sus facciones más estéticas y finas, por lo que el detalle, resulta muy costoso. Ahora lleva gastados más de un millón de dólares en cirugías estéticas. 


Ella vive de hacer presentaciones en fiestas, cobra 150 dólares por hora y en todas las contrataciones que ha tenido hasta el momento- dice en sus redes sociales- le ha ido muy bien y que todos se sorprenden con su parecido. 


Una de las cosas que puso a Sarah en los reflectores del mundo fue su buen corazón. Un día, una madre se puso en contacto con ella para explicarle que su hija era una verdadera admiradora de Blancanieves y que desafortunadamente había sido diagnosticada con Leucemia… Sarah no dudó en ir vestida de Blancanieves a visitar a la niña sin cobrar sus servicios. Ella dice que fue un evento que le tocó el corazón, y que por esa razón acostumbra a ir una vez al mes a visitar algún hospital vestida de princesa. Hace feliz a los niños con su sola presencia. 


Un pasatiempos muy especial el que tiene la joven Sarah. Es una mujer muy bella y de gran corazón, sin duda alguna. 

Si te gustó el artículo, SUSCRÍBETE a la página para recibir más notas como esta, déjanos tus  COMENTARIOS estaremos agradecidos de recibirlos COMPARTE con todos tus AMIGOS.


Recomendados


Artículo recomendado
BADABUN te recomienda