7 cosas raras y ricas que le ocurren a tu cuerpo cuando lo haces. La #1 es la más rara


Regularmente, cuando estamos sacudiendo el polvo de la cama, estamos tan concentrados en eso que pasamos por alto muchas cosas. No nos damos cuenta qué es lo que está pasando en su totalidad, y algunas cosas que dijimos que nunca haríamos, las hacemos sin que nos cause el menor problema. Nos encontramos tan entretenidos y a gusto, que no pensamos en nada, mas que en seguir haciendo lo que hacemos… y nadie los culpa por eso.


Estas son 7 cosas raras y ricas que le ocurren a tu cuerpo cuando lo haces. Nunca hubieras pensado en algunas de estas cosas. 

1. No hay nada que te dé asco

Cuando estamos en el asunto, entramos como a una especie de trance mental, en el cual no pensamos en ninguna otra cosa más que en remojar la brocha. Por esa razón, es que hay veces en la que suceden cosas medio extrañas pero no nos importa. Seguiremos disfrutando de toda la noche aunque aparezcan malos olores o sudores o lo que sea. 



2. El cerebro es una explosión

Todo absolutamente empieza y termina en el cerebro. Así que estas sensaciones que tienes cuando lo haces y sobre todo cuando terminas, van a hacer que el cerebro sea una especie de feria de juegos, con cohetes de todos colores y tamaños. Una verdadera fiesta.

3. Todo se hace más grande

Todo, absolutamente todo en el cuerpo se vuelve un poco más grande. Hay cosas bastante obvias que crecen mucho en los hombres, pero gracias a la presión sanguínea y su paso por el cuerpo, todos los órganos y partes crecen, por lo menos unos cuantos milímetros. 

4. No hay dolores 

El cerebro, que también es el encargado de recibir la nada divertida sensación del dolor, se empieza a ocupar de las otras cosas que si le gustan, y se olvida por completo de que había algún malestar. Es por eso que la excusa para no hacerlo de que les duele la cabeza, es la más inútil de todas, pues si lo hacen, se le va a quitar el dolor de inmediato. 

5. Tu no mandas en tu cuerpo

Hay una gran cantidad de movimientos y actos que tu cuerpo hace por reflejos, en los que tú no tienes el más mínimo control. Si no me crees, recuerda cómo es que te tiemblan las rodillas y se mueve todo como si estuviera poseído por un maravilloso ente que nos cae bastante bien. Es Maravilloso.



6. Corriendo al baño

Todo se queda en un estado de espera. Al cuerpo completo no le importa cualquier otra cosa más que lo que estás haciendo. Así que todo se queda como en espera. Cuando acabas, aparecen las ganas de hacer todo lo que se había postergado. Un ejemplo de eso, es las ganas de ir a tirar el agua. 

7. El rojizo

Como la sangre invade cada milímetro, esquina y lugar del cuerpo. Toda tu piel se torna de un color más cercano al rojo… mucha gente se asusta porque piensa que es una reacción alérgica, pero es algo completamente normal. 

¿Alguna vez has sentido algunas de estas cosas?

Si te gustó el artículo, SUSCRÍBETE a la página para recibir más notas como esta, déjanos tus COMENTARIOS estaremos agradecidos de recibirlos COMPARTE con todos tus AMIGOS


Recomendados


Artículo recomendado
BADABUN te recomienda