Joven perdió 8 kilos en 2 meses, NO HIZO DIETA, solo dejó de comer esto:


Solamente quitó una cosa de su dieta, pasaron dos meses y esto es lo que pasó…


La sustancia que hablaremos a continuación es altamente adictiva, súper debilitante y es la una de las responsables de los altos niveles de diabetes y obesidad que estamos viviendo, ¿ya adivinaste de que estamos hablando?. 

Así es, la consumes todo el tiempo y sabemos que te encanta. El AZÚCAR es en la actualidad uno de los principales responsables de un sin número de malestares, incluyendo la obesidad que es la principal causa de muerte en el mundo. 

Si te sientes cansado, tienes dolores musculares, acné, sobrepeso y mucho más sueño del común, esta puede ser la razón. Pon atención y toma nota, verás que comiendo tantos dulces y bebiendo tanta soda está peligrando tu vida. 

Numerosos estudios aseguran que el responsable directo de todos los malestares que te acabamos de mencionar es la azúcar. Los niveles exagerados de azúcar que contienen los productos de hoy en día, supera por mucho las cantidades necesarias para nuestro correcto consumo.

Aunque con la azúcar todo es delicioso y sabroso, al poco tiempo ese hábito perjudicará de maneras que no te imaginas tu vida.  

Esperemos que esta historia te de la inspiración que necesitas para cambiar tu vida y así dejar la azúcar.

Maya Hinojosa tuvo un problema de sobrepeso durante la mayor parte de su vida, desde muy pequeña se caracterizó por ser una gran fanática de los dulces y los caramelos. Sin embargo, entrando a la adolescencia, influenciada por las películas y comerciales, decidió bajar de peso. 

Lo intentó todo, dietas, gimnasios, rutinas, etc. y a pesar de haber conseguido un gran cambio, nunca pudo tener el cuerpo que siempre había deseado. Así pasaron los años y Maya se mantuvo en un peso regular, un poco pasado para su estatura. 

A una edad más madura, decidió volver a intentar conseguir el cuerpo de sus sueños así que asistió con una nutrióloga para preguntar dónde estaba su error, ¿porque no había podido adelgazar si estaba haciendo todo lo que se supone que la haría adelgazar?. La respuesta fue mucho más fácil de lo que Maya  esperaba, la azúcar era responsable de todo. 

A pesar de que Maya no era una obesa, nunca dejó de comer sin pena alguna sus dulces y chocolates. Asegura que aunque hacia el ejercicio que podía, nunca le alcanzaba la energía, siempre estaba fatigada y con un sueño constante. 

Ella no estaba contenta con esa vida, quería sentirse viva, llena de energía y creativa, esa fue la razón por la que Maya asistió al nutriólogo. 

A partir de su plática con la doctora, Maya empezó a realizar una profunda investigación sobre la calidad  y el refinamiento de la azúcar, descubrió que ese polvo blanco era el responsable de muchos más malestares de los que ella se había imaginado y  que lamentablemente, la mayoría de las cosas que consumimos, aunque no sean dulces, tienen altos niveles de azúcar.

Descubrió que aunque no nos damos cuenta, todos somos fuertemente adictos a la azúcar, es por eso que cuando Maya la suspendió por completo, resintió el mismo síndrome de abstinencia que siente un drogadicto al dejar sus sustancias. 

Los primeros días de dejar la azúcar, experimentó niveles altos de ansiedad, nervios e irritabilidad. Al suspender completamente la azúcar refinada, entendió que casi todos los productos que consumimos la tiene, por ejemplo: la leche, los embutidos, otros lácteos, harinas, incluso algunos tipos de masa para tortillas. 

Pero a pesar de todo lo que no podía comer, Maya no está dispuesta a rendirse y a pesar de los malos humores y los nervios, no consumió ni un gramo de azúcar procesada por un buen tiempo.

Cuando pasó el primer mes, los malestares habían reducido considerablemente. Curiosamente después de un mes de no consumir azúcar, le sorprendió lo fuerte que le sabían los sabores dulces al probar un pastel de chocolate. 

Tan solo habían pasado dos meses sin azúcar y Maya había bajado más de 8 kilos. Se mantenía tomando abundante agua y definitivamente se habían esfumado los malestares como la fatiga y la ansiedad. Maya se estaba convirtiendo en otra. 

A partir del 3er mes, su cuerpo, su mente y su autoestima eran las de otra persona. En todos los años que tenía de vida, nunca se había sentido tan bien. No solo se veía mejor, sino que se sentía muy bien, ella asegura: “Nunca, en mis casi 30 años, me había sentido tan bien y con tanta energía”.

Es impresionante lo mucho que la azúcar está presente en nuestras vidas. En algunos casos podríamos admitir que hasta nos domina, pues la consumimos diariamente y no nos damos cuenta. Somos unos verdaderos adictos sociales y no tenemos ni idea.

Y tú ¿sufres de alguno de estos padecimientos?

Si te gustó la nota dale LIKE y COMENTA que nos encantaría saber lo que opinas y no lo olvides, COMPARTE con todos tus amigos. Pero si de verdad te gustó la nota, no lo olvides ¡SUSCRÍBETE! encontrarás más notas, artículos y galerías de tu interés.

Está por concluir el año y no nos podíamos ir sin antes decirte que de verdad te estamos muy agradecidos por todos los “likes” y comentarios, tu participación es nuestro mejor premio. Gracias por pasar con nosotros parte de tu día y nos vemos pronto. MUCHAS GRACIAS


Recomendados


Artículo recomendado
BADABUN te recomienda